Las extrañas decisiones de los cargos públicos

Cuando en el día de ayer, 16 de diciembre, Galicia se quedó sin clases a causa del posible temporal de nieve, a muchos nos pareció un poco exagerado.  Pero lo primero es la seguridad de los niños.  En algunas partes de Galicia llovió, en otras hubo un centímetro de nieve.

Hoy día 17 escribo estas líneas desde un colegio medio vacío, porque muchos padres no han podido acercar a sus hijos. Un colegio que no está funcionando como colegio, sino como guardería-aparcamiento de infantes. No puedes avanzar materia si falta más de la mitad de los alumnos/as. No puedes realizar el festival de Navidad si faltan personajes…

Y hay riesgo real. En el patio llegamos al medio metro de nieve. En la puerta principal hay unos veinte centímetros de nieve. Las calles están intransitables, pues nuestro ayuntamiento está tan endeudado que ni para sal tiene. Los coches se cruzan al patinar. No hay transporte público.

Eso sí, aquí nadie suspende clases. Nos convertimos en almacenes de niños que han arriesgado su seguridad en las calles. Nos convertimos en policías para impedir que en el patio se acribillen a bolazos y acaben empapados. Pero “hay clases”. Y no podemos permitirnos el lujo (como en algunos centros -públicos- cercanos) de decir a los mayores aquello de “hoy no hay clases”.

La dirección provincial calla: es seguro por miedo a que los padres protesten fuertemente: ¡Qué van a hacer con sus hijos!

¡ Pues cuidarlos, coño!

Por la noche os pongo fotos. No he traido los cables correspondientes para descargarlas.

Anuncios

7 pensamientos en “Las extrañas decisiones de los cargos públicos

  1. Pues en los Agustinos estamos un puñado de profesores y los educadores del Internado. Y de alumnos, los internos. No podemos salir! No podemos salir!

  2. Aquí tampoco han pasado ni los quitanieves ni los camiones de sal, pero mis hijas han ido a la escuela como cualquier otro día (a un centro público que no ha cerrado las puertas ni se ha planteado suspender las clases). Porque la nieve es algo normal en estas fechas y se ha de asumir como tal.

    Aún recuerdo cuando era pequeño que nevadas como esta, e incluso mayores, no eran ningún impedimento para que las clases se diesen con normalidad.

    Pero ahora la excesiva sobre protección ha ablandado mas de la cuenta a mucho padres que se acojonan en cuanto ven un poco mas de nieve de lo normal.
    León es así y la nieve algo habitual, aunque últimamente la tónica haya sido distinta, pero es algo que hay que asumirlo y tenerlo como algo que va con la tierra en la que vivimos.

  3. Bueno, elialaliric, es muy cierto que cada vez somos más blandengues, seguro que es por ser “castellanoleoneses” 😉

    Lo que quiero dejar claro es que con un tercio de asistencia es poco menos que imposible hacer algo útil en el aula, por no dejar en inferioridad de condiciones a los que no vienen porque no quieren o no pueden.

    Y lo de centros que han dado vacaciones… es muy cierto. Acabo de ver el telediario de A3 y a eso de las 15:20 han hablado de la gran nevada de León y de los “alumnos sin clase”. Oficialmente nadie ha cerrado los centros, pero estoy seguro de que en muchos IES se ha dicho algo así como “Podéis iros, que no vamos a dar clase”. Eso es lo que comentaron algunos amiguetes de nuestros alumnos cuando pasaron por el centro a la hora del recreo. Y eso se intuía en los que tiraban bolas en la TV.

  4. Los telediarios solo buscan sensacionalismo.
    Solo hay que ver que cuando caen cuatro copos de nieves en Pajares ya están hay para informar de una gran nevada.
    Así que imagínate si ven a unos estudiantes tirando bolas, enseguida guardan las imágenes y las dan como si las escuelas estuviesen aisladas del resto del mundo por las nevadas.

    Por desgracia ese sensacionalismo es contagioso y la gente se toma una nevada como si fuese una catástrofe natural similar a un terremoto.
    Creo que algunos deberían de aprender antes a vivir en lugares como León, con todas sus peculiaridades.

    Y los que se consideren “castellanoleoneses” que empiecen a tomar nota, León sigue siendo exclusivamente leonés, con sus nieves incluidas.

  5. Si eso pasa en mi cole, me largo por la puerta de atrás y llamo desde casa diciendo que me ha entrado un extraordinario dolor de cabeza. ¡Uno no es vigilante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s